5 aportes de las firmas de auditoría para retener personal

Retener el personal es equivalente a retener el conocimiento, la calidad en los procesos y el tiempo invertido en capacitar a los empleados según los lineamientos de la empresa. De manera que, “cuando una persona deja su cargo, la empresa incurre en un gasto estimado de hasta 12 veces el valor del salario”.

 

Aunque no existe una fórmula mágica que garantice la retención del personal en las empresas, las firmas de auditoría han logrado establecer una ruta para disminuir esa rotación, ya que se encuentran entre el sector con mayor rotación de personal, junto con las industrias farmacéutica, de hidrocarburos, y de bebidas y alimentos. Estas son algunas medidas que pueden adoptar las compañías para motivar la permanencia de sus empleados:

 

1.Crear espacios laborales ideales para trabajar en cualquier momento y lugar: se trata de generar espacios que ofrezcan la posibilidad de que todos los empleados se conecten sin la obligación de recurrir a una oficina o salas de reuniones. Ya sea desde mejorar espacios comunes como sitios de “lunch” o una sala de relajación con mesas de ping-pong, e incluso una terraza con una vista de infarto que disminuya, inmediatamente, los niveles de estrés. 

Y es que, actualmente “existe rotación de personal, en las firmas de auditoría, con un porcentaje del 30 % anual”. 

 

2. Realizar evaluaciones periódicas: tenga en cuenta que la evolución de una empresa se mide por sus resultados y el cumplimiento de sus metas, esto incluye la satisfacción del empleado y su evolución en la empresa y con la empresa. 

La rutina diaria y lo urgente del día a día son factores que frecuentemente impiden pensar en la situación de la empresa y su futuro. Los directivos deben hacer un alto en el camino y crear un plan de trabajo orientado a motivar y dirigir a sus empleados.  

 

3. Implementar planes de carrera o de crecimiento profesional: es indispensable incentivar y promover el crecimiento laboral a través del estudio para que, de esta manera, el empleado pueda ofrecer una retroalimentación constante a todos sus compañeros de trabajo de lo aprendido, mejorando así las posibilidades de tener nuevas responsabilidades y un mejor salario.

Si se toma como base el salario mínimo, “las empresas pierden, como mínimo, 1’155.687 pesos mensuales por contratar mal a un empleado”. 

 

4. Crear incentivos según el rendimiento: estos se entregan de forma ocasional basados en el desempeño del trabajador respecto a una meta. Más que todo, son beneficios emocionales y que no necesariamente involucran el factor dinero; ya sea desde un bono de restaurante para ir a compartir con la familia, unas entradas a cine o días compensatorios. Para lograr una mayor efectividad de este punto, tenga en cuenta tres factores fundamentales: equidad, balance y expectativas.

 También, evalúe frecuentemente si su empresa está en el promedio de remuneración en el mercado laboral, diseñe una escala salarial en donde los sueldos para cada cargo estén acorde a la capacitación, habilidades y responsabilidades específicas.

 

 5. Mantener un canal abierto de comunicación con jefes o líderes del equipo: una comunicación clara influye directamente en el aumento de la productividad laboral. Tener la capacidad de escuchar y ser escuchado hace que los inconvenientes o molestias del empleado se resuelvan a tiempo y no terminen frenando o estancando su buen funcionamiento. Por otra parte, un canal abierto de comunicación permite fortalecer el sentido de pertenencia de los empleados hacia la compañía.

 

Finalmente aplique estas recomendaciones siempre en un plazo establecido, es decir, ponga límites de tiempo y cree un plan o estrategia de retención de sus empleados a la medida.

 

Publicado en la última edición de nuestra revistan Business Mail, disponible aquí