China desembarca cargamento de soja proveniente EE.UU en medio de guerra comercial

Un buque que llevaba soja de Estados Unidos descargaba el lunes su cargamento por un valor de al menos US$23 millones en el puerto chino de Dalian, convirtiéndose en uno de los primeros envíos gravados con los nuevos aranceles de importación a medida que se profundiza la disputa entre Pekín y Washington.

El atraque de la embarcación después de cinco semanas anclada frente a la costa de China puso fin a la especulación sobre el destino de la carga, que había captado la atención del público.

El administrador de las reservas de granos estatales de China, Sinograin, confirmó en un fax a Reuters que pagará el arancel de importación adicional del 25 por ciento sobre su carga de 70.000 toneladas de semillas de la oleaginosa. Eso equivale a alrededor de 6 millones de dólares.

Los comentarios en Weibo, un sitio chino de redes sociales, mostraron que el apoyo inicial al cargamento había comenzado a disminuir debido a las preocupaciones de que el público pague el costo de la prolongada guerra comercial.

“¿No es propiedad estatal de Sinograin? ¿A quién está perjudicando esta tarifa? ¡Eventualmente somos nosotros los que pagamos las tarifas y nos sancionan!” dijo un usuario.

Dos publicaciones sobre la llegada del barco al muelle y los costos adicionales generaron más de 800 comentarios, en su mayoría negativos.

“¿Estamos imponiendo sanciones sobre nosotros mismos? La gente común tendrá que pagar por eso”, dijo otro usuario de Weibo.

La embarcación Peak Pegasus comenzó a descargar su cargamento el sábado, dijo un funcionario portuario el lunes, más de un mes después de que llegara a la costa de China apenas unas horas después de que Pekín impusiera un arancel del 25 por ciento sobre los productos estadounidenses por un valor de 34.000 millones de dólares, incluyendo la soja.

 Publicado en La República, disponible aquí

Ganancias de firmas de Estados Unidos suben 24% en segundo trimestre

Las empresas que cotizan en el índice bursátil Standard & Poor’s500 han tenido un desempeño extraordinario en la primera mitad del año. De las 453 compañías que han reportado resultados para el segundo trimestre, lo que equivale a 90,6% del universo total, las ganancias de las empresas listadas en Estados Unidos subían 24,3%, según Bloomberg. Esta cifra iguala el salto de los tres meses previos, que fue el mayor avance desde el tercer trimestre de 2010.

Hasta ahora las compañías se han beneficiado del impulso que les entregó la reforma tributaria de Donald Trump, que redujo el impuesto corporativo de 35% a 21% a partir de enero, y el sólido crecimiento de la economía estadounidense, cuyo Producto Interno Bruto se expandió 4,1% entre abril y junio.

Esto ha permitido que un 81% de las firmas que ha entregado sus balances haya superado las estimaciones de ganancias, ponderadas por acción, de los analistas. Según FactSet, si esa cifra se mantiene, será el mayor porcentaje de compañías registrando sorpresas positivas desde que la firma comenzó a seguir esta métrica en el tercer trimestre de 2008. En términos de ventas, el porcentaje de empresas que ha superado las previsiones de Wall Street se acerca a 75%, lo que también marcaría un hito desde que FactSet comenzó su análisis hace una década.

Los once sectores que componen el índice han reportado un crecimiento en sus ganancias y diez de ellos de dos dígitos, liderados por las firmas de energía, cuyos resultados han subido 130,7%. La excepción fue el sector de bienes raíces, que ha reportado un alza de 8,5%.

Eso ha ayudado a impulsar el índice S&P 500, hasta quedar ad portas de alcanzar el récord histórico que logró en enero, a pesar de los temores de los inversionistas por la escalada de la guerra comercial entre EE.UU. y China.

“La mejora en la demanda y precios crecientes han permitido a las empresas mantener sus márgenes hasta ahora, y con la previsión de que el crecimiento económico seguirá sobre la tendencia y la inflación mostrando algunas señales de vida, creemos que esta dinámica puede continuar hacia el segundo semestre”, dijo Michael Underhill, jefe de inversiones de Capital Innovations, a Financial Times. Sin embargo, advirtió, estos buenos tiempos llegarán a su fin. “Las compañías han empezado a reportar que los costos de sus suministros están creciendo, y con la Reserva Federal subiendo las tasas de interés junto con los sueldos, que mantienen las alzas, parece razonable esperar que los márgenes, y las ganancias, empiecen a sentir la presión en 2019”, aseguró Underhill.

Pero las amenazas no son sólo internas, sino también externas. “Todos se están enfocando sólo en las ganancias de EE.UU. y sintiendo que el mercado estadounidense se mantendrá robusto a pesar de las incertidumbres comerciales, y ese es el principal motor en este momento”, dijo Christophe Barraud, estratega de la firma Market Securities, con base en París, a Reuters.

  Publicado en La República, disponible aquí

¿La Otán se acerca a su final?

¿Qué queda de la Otán y el orden transatlántico después de esa semana tumultuosa del presidente estadounidense, Donald Trump, en Bruselas, el Reino Unido y Helsinki, donde defendió al presidente ruso, Vladimir Putin, contra las acusaciones de guerra cibernética por las propias agencias de inteligencia estadounidenses?

Leer más
facebook icon