La buena hora de la factura electrónica: lo que usted debe saber

Una práctica mundial que será obligatoria en Colombia a partir de 2019

 

 
 
 Bogotá, 2018-09-04- 09:56 / Por: AmCham Colombia

Fin de los documentos físicos facilita las transacciones, mejora en la trazabilidad y la seguridad, con mejores costos y mejor sostenibilidad ambiental.

 

 

La factura electrónica sigue siendo una factura como las tradicionales. Esto significa que tiene los mismos efectos legales que una en papel, pero se expide y recibe en formato electrónico.

 

Es un documento que soporta transacciones de venta de bienes por medios digitales, explicó el director del Proyecto de Facturación Electrónica de la Dirección de Aduanas e Impuestos Nacionales (DIAN), Armando Salcedo, durante un conversatorio con empresarios sobre Factura Electrónica organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia).

 

Salcedo insistió en que no hay que temerle a esta nueva forma de registrar las transacciones, sino, por el contrario, conocer sus virtudes, pues trae consigo muchas más ventajas que su predecesora física en términos medioambientales, fiscales, comerciales, de rentabilidad y productividad de la empresa.

 

20 por ciento más de IVA y 80% menos en costo

 

“En Chile la evasión del IVA cayó en un 20% gracias a la factura electrónica, así recuperaron 196 millones de dólares que, por distintos errores, evadieron el pago de ese impuesto”, dijo el experto.

 

Según cifras de la DIAN, una factura en papel tiene un costo aproximado de $2.552 COP, mientras que en este momento hacer una factura electrónica cuesta alrededor de $812 COP, es decir un 69% menos que una física, y se calcula que cuando el uso de la factura electrónica se masifique ese costo de producción será de un 80% menos, una reducción importante en los costos.

 

Consulte el Abecé de la DIAN sobre la factura electrónica aquí

Para más información sobre proveedores de factura electrónica visite la página web de Certicámara y Sovos 

 

 

 

facebook icon