Oportunidades verdes: 176 acciones para el desarrollo de Colombia a 2030

El Comité de Medio Ambiente de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia analiza la nueva política nacional para el desarrollo sostenible y los potenciales para sectores con futuro.

 

 Bogotá, 2018-07-17 - 09:10 / Por: AmCham Colombia

Con el fin de generar nuevos motores de crecimiento y oportunidades económicas para Colombia, a partir del uso eficiente de sus recursos naturales, el Gobierno Nacional creó hace dos años la Misión de Crecimiento Verde, que tuvo como objetivo construir las bases técnicas para la formulación de una política que permitiera mejorar la productividad y competitividad nacional, conservando el capital natural.

  

 

La Misión, encabezada por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y contemplada dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, trabajó en el desarrollo de esta política alineada con compromisos de la agenda internacional como la lucha contra el cambio climático negociada en el Acuerdo de París (COP 21), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la reciente adhesión de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

Tras los estudios técnicos, la Misión planteó una hoja de ruta fundamentada en tres ejes estratégicos: el impulso a nuevas fuentes de crecimiento sostenible, el uso eficiente de los recursos y mejoramiento de la productividad; y la construcción de capital empresarial y humano para desarrollar esta nueva orientación económica.

 

“En total, el informé final presentado recientemente por la Misión plantea 176 acciones plasmadas en un documento Conpes que se espera sea aprobado en julio de este año”, señaló Juanita López, gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático de KPMG, durante una reunión con empresarios desarrollada por el Comité de Medio Ambiente de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia.

 

¿QUÉ METAS PLANTEA ESTA POLÍTICA?

  

Las recomendaciones de la Misión de Crecimiento Verde trazan el modelo de desarrollo de Colombia a 2030. Como parte de éste, se propone:

 

  • Aumentar en 86% el número empresas bio-innovadoras y en 19% los bienes y servicios de bio-empresas, pues en Colombia solo existen 203 compañías que desarrollan biotecnología y productos basados en la biodiversidad.
  • Disminuir la informalidad laboral y empresarial en 15% (actualmente es del 63%), elevando a su vez en 5% el empleo verde y a 12.630 los negocios verdes.
  • La economía forestal deberá generar 625.000 hectáreas de plantaciones, lo que representaría 9,4% de aumento de la productividad de la tierra, ya que de los 17 millones de ha aptas, sólo se usan cerca de 300 mil en plantaciones forestales.
  • Elevar la participación de las fuentes no convencionales de energías renovables (FNCER), que hoy representa el 0,87%, para que el 15% de la matriz energética sea de este tipo.
  • Incrementar la tasa de reciclaje del 8,6 al 17,9%; la eficiencia en el uso del agua en 4,7%; y el aprovechamiento de residuos sólidos al 50%. 
  • Electrificar el transporte, de modo que el país cuente con 600.000 vehículos eléctricos en 2030.
  • Reducir la intensidad energética y las emisiones de CO2.

 

OPORTUNIDADES E INCENTIVOS PARA EMPRESAS

 

Para la gerente de Sostenibilidad de KPMG, con la nueva política de Crecimiento Verde habrá la necesidad de responder mejor a consumidores y mercados internacionales cada vez más exigentes, lo que representa la posibilidad de desarrollar modelos de negocio sostenibles que contemplen, entre otras cosas, la formación de alianzas con proveedores socialmente responsables.

 

“La tendencia que se está viendo a nivel mundial, es una mayor demanda corporativa frente al uso de energías renovables para sus mismos usos productivos. De ahí que, por ejemplo, diferentes compañías hayan optado por instalar su propia planta solar como parte de su modelo de uso eficiente de la energía”, anotó López. 

 

En materia de innovación, existen oportunidades en la adopción de tecnologías para productos no maderables, sustitución y actualización de nuevas tecnologías para el transporte eléctrico, desarrollo de negocios forestales y de nuevos portafolios basados en la bioeconomía; para este último están priorizados los sectores de cosméticos, aseo, químico, farmacéutico, salud, agrícola, pecuario, alimentos y bebidas.

 

Dados los cambios en los esquemas regulatorios en esta materia, se pueden implementar proyectos de energías renovables en los procesos de producción, y nuevos esquemas de negocio para la distribución y generación de energía. En este sentido, existen beneficios tributarios por reducción de gases de efecto invernadero e implementación de proyectos de eficiencia energética.

 

Las certificaciones y etiquetado de productos sostenibles también representan una buena oportunidad de negocio, así como la formación y formalización del capital humano con capacidades en cada uno de los negocios verdes.

 

Como parte de los incentivos del Gobierno Nacional, las compañías pueden acceder a recursos económicos, asistencia técnica y esquemas de financiación para proyectos asociados a ciencia, tecnología e innovación (CTeI) agropecuaria que contribuyan al crecimiento verde del país.

 

 

facebook icon