Elección de Duque-Ramírez buena señal para fortalecer diplomacia comercial con EEUU

EE.UU. es el principal socio comercial de Colombia, por lo cual celebramos la mención del Presidente Electo de hacer su primer viaje internacional a EE.UU. en los próximos días

 

Bogotá, 19 de junio de 2018 (AmCham Colombia).- La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, felicita a Iván Duque y Marta Lucía Ramírez por su elección como Presidente y Vicepresidenta de Colombia para el período 2018-2022, con el convencimiento de que las relaciones bilaterales se fortalecerán y el intercambio comercial, la inversión y el turismo  aumentarán.

La elección de la fórmula Duque-Ramírez, la primera después de los acuerdos de paz, es una señal positiva para la consolidación de una Colombia democrática y una oportunidad para avanzar en un mayor aprovechamiento del Tratado de Libre Comercio, así como la puesta en marcha de la diplomacia que elimine las barreras, resuelva los pendientes y supere los obstáculos.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Colombia, aliado y cooperante, la mayor fuente de inversión extranjera y de turistas hacia Colombia, por lo cual celebramos la mención del Presidente Electo de hacer su primer viaje internacional a Estados Unidos en los próximos días.

Frente a la responsabilidad de AmCham Colombia de trabajar de la mano de los Gobiernos de ambos países para lograr una agenda positiva y contribuir al desarrollo de los temas que hoy enmarcan la relación, la Cámara comparte algunas consideraciones sobre la relación binacional:

 

 .1. Indispensable mantener la lucha contra el narcotráfico de forma contundente y verificable

 Sin esa condición habrá pocas posibilidades de avanzar en otros temas. Este asunto condicionará la agenda binacional, a menos que desde el comienzo de la administración se muestre una clara voluntad política y acciones sobre el terreno. En este sentido será de suma importancia: 

  • Plan de erradicación que genere confianza – Vital tener una estrategia viable y que el compromiso sea lo suficientemente poderoso para generar confianza y permita hacer una agenda sostenida en todos los ámbitos, Congreso de EEUU incluido. La búsqueda y puesta en marcha de mecanismos de erradicación viables debe ser una prioridad en los 100 primeros días de la administración Duque.
  • Desarrollo de la agroindustria – Reducir los cultivos ilícitos será tan importante como lograr su sustitución, una expansión agrícola, organizada y tecnificada, además de actividades formales que realmente incentiven una economía viable y contrarresten la delincuencia. Existe desconfianza en que los espacios que deja la guerrilla queden sin control, a merced de los traficantes. Adicionalmente, establecer el acceso a la tierra con estabilidad jurídica será indispensable para que se pueda dar el desarrollo del campo
  • Aprovechamiento de estímulos oficiales – Las gobernaciones, alcaldías, gremios y empresarios pueden trabajar con la agencia de cooperación de EE.UU. (USAID) en la implementación de los beneficios e incentivos que decretó el Gobierno colombiano para el desarrollo de las regiones que sufrieron con mayor rigor el conflicto armado (Zomac, obras por impuestos, PDETS). En este sentido desde AmCham Colombia trabajamos en la pedagogía para que las empresas afiliadas conozcan a profundidad el beneficio y lo aprovechen como parte de su contribución para la consolidación de la paz.
  • Trasferencia de recursos y de conocimiento -  es importante articular y acompañar las acciones del Gobierno con la iniciativa privada para que se dé continuidad y un proceso más expedito que contribuya a las regiones y al tiempo estimule la transferencia de conocimiento y recursos que logren cubrir las necesidades.
  • Transferencia tecnológica - crear nuevos mecanismos para promover los procesos de transferencia tecnológica que aceleren el desarrollo del país.

.2.  Resolver “los irritables” comerciales 

Para ampliar los mercados y multiplicar las posibilidades de acceso para los productos colombianos hay que resolver con la mayor urgencia los asuntos pendientes de la agenda comercial (propiedad intelectual, competencia desleal, reforma laboral, formalidad, derechos humanos, chatarrización, protección de datos, entre otros), por los cuales se percibe un ambiente de cierta desconfianza en el ámbito legislativo estadounidense.

.3. Diplomacia comercial y prudencia política.

Las acciones establecidas por la administración del presidente Donald Trump, buscan generar mecanismos que logren incrementar la producción interna de ese país. En ningún momento se han propuesto acciones contra Colombia. Son medidas de alcance global que, por supuesto, pueden tener efectos colaterales, pero no interferirán en la relación entre los dos países. Tampoco hay interés manifiesto en revisar los acuerdos comerciales, pues para ese efecto existen las comisiones de verificación para actualizar, mejorar, corregir y trabajar en su evolución y conveniencia bilateral. Desde AmCham Colombia se recomienda trabajar todos los asuntos de la agenda con diplomacia comercial y prudencia política.  

.4. Acuerdo para evitar la doble tributación brindará seguridad jurídica

Colombia y Estados Unidos se encuentran en las fases finales de la firma de un acuerdo para evitar la doble tributación. Para Colombia es muy importante brindar seguridad jurídica a los inversionistas extranjeros, tanto en Colombia como en el lugar de origen de la inversión. Es importante enviar un mensaje contundente para que siga fluyendo la inversión y en especial la de sectores no minero energéticos.

.5. El post-acuerdo es una puerta de entrada para profundizar “la otra agenda”

El espectro de la cooperación estadounidense es tan amplio y diverso que el post-acuerdo se presenta como una extraordinaria oportunidad para trabajar en muchos temas de interés para el país. Entre los afiliados de AmCham Colombia hemos encontrado una especial receptividad en la necesidad de hacer énfasis en la productividad, en la innovación y la transferencia de tecnología, la inversión y el emprendimiento. Un sector de grandes posibilidades es el agroindustrial.

Estados Unidos es líder en estos temas y se podría extender la cooperación, con ayudas y herramientas para actualizar nuestros sistemas productivos, con acompañamiento y financiación que garanticen resultados. En la medida en que los asuntos prioritarios avancen se abren posibilidades reales de ampliar la cooperación en áreas de interés colombiano.

.6. Una gran oportunidad en el turismo

Las posibilidades en este sector son realmente muy significativas. Estados Unidos ha sido y es nuestro principal emisor, con un crecimiento promedio de 10 por ciento en los últimos cinco años y que podemos mantener en esos porcentajes durante la próxima década.

Para esto tenemos que desarrollar un concepto de turismo sostenible, lograr políticas efectivas para la formalización, definir una normativa clara y rigorosa para el desarrollo de proyectos y la práctica del turismo en todo el territorio nacional, en particular en los destinos más vulnerables y con programas de desarrollo comunitario.

En turismo ya se completó una tarea con relación al cambio de percepción y la promoción. Se comienza un nuevo ciclo. Quedaron definidos unos corredores turísticos que integran a las regiones, propician su desarrollo y su articulación con los territorios afectados por el conflicto. Su continuidad es clave, así como fortalecer la institucionalidad. Un Ministerio de Turismo sería una extraordinaria medida para organizar y direccionar el sector.

Para el mercado estadounidense será determinante la posibilidad de que Colombia sea el mejor y mayor destino mundial para el avistamiento de aves. Ellos tienen el mayor número de aficionados a esta actividad.

El espectro de las relaciones es muy amplio. La Cámara de Comercio Colombo Americana aborda estos puntos específicos con el ánimo de contribuir a que las relaciones bilaterales vayan por buen rumbo, y como una invitación a que cuente con Amcham Colombia para sumarse a los esfuerzos de optimizar esas relaciones y para que saquemos el mejor provecho de la coyuntura internacional y del interés geoestratégico que supone nuestro país para esa gran potencia, que es nuestro mayor socio y aliado histórico.