Itaú, primera entidad financiera en Colombia en recibir la certificación del cálculo de huella de carbono con Icontec

 La certificación permite que la entidad financiera desarrolle acertadamente, mediante metodologías reconocidas mundialmente, acciones que mitiguen y compensen el impacto ambiental.

 

 

Itaú en Colombia recibió recientemente la certificación de Icontec que  verifica que la estimación de gases de efecto invernadero se realiza de manera transparente, ordenada y siguiendo estándares internacionales. Este reconocimiento permitirá establecer, de manera acertada, las mejores iniciativas para reducir la huella de carbono de la organización. 

 

La compañía financiera inició el cálculo en 2018, utilizando metodologías internacionalmente reconocidas, como la ISO 14064 y el GHG Protocol y tomando como línea base el año 2017. En este proceso se incluyeron variables como los niveles de consumo de electricidad, la gasolina utilizada en los vehículos de la compañía, el diésel y aceite usado en las plantas eléctricas, el gas refrigerante de los aires acondicionados, el combustible de los viajes de trabajo en avión, el consumo de papel y el uso de extintores. 

 

De esta forma, en 2018 la compañía logró definir los límites operacionales, las fuentes de emisión y los alcances que harían parte del cálculo. La verificación de lo anterior, por parte de Icontec, se realizó en octubre de 2018 y la certificación fue entregada con éxito iniciando 2019, convirtiendo a Itaú en la primera entidad financiera del país en obtenerla.

 

“Obtener la certificación de Icontec es un logro importante que nos permite garantizar que en Itaú se realiza un ejercicio transparente, organizado e integral. A partir de los resultados del cálculo de la huella de carbono generamos proyectos con impactos sociales, ambientales y económicos positivos a las comunidades del país, demostrando una postura firme y comprometida en trabajar frente a los retos que representa el cambio climático”, señaló al respecto Alejandro Gutiérrez, responsable de Sostenibilidad en Itaú, quien resaltó este hito como uno de los avances de la estrategia de sostenibilidad del banco en Colombia.

 

Dicha estrategia está alineada con los pilares estratégicos del negocio y orientada hacia la generación de valor, cultura e innovación por medio de tres frentes de trabajo: financiación sostenible, educación financiera y gestión ambiental responsable. En este último frente, también se han trabajado iniciativas para la mitigación y compensación de emisiones.

 

Ejemplo de ello, el trabajo realizado para compensar las emisiones de 2014 f a través del proyecto Estufas Eficientes, con apoyo de la Fundación Natura. La iniciativa consistió en la instalación y promoción del uso de estufas mejoradas de leña, lo que permitió hacer más eficiente la cocción de alimentos y contribuir a la mitigación del cambio climático. También, se logró mejorar la calidad de vida y disminuir los problemas de salud ambiental asociados con la contaminación del aire en hogares rurales de la Guajira, Norte de Santander y Antioquia.

 

Así mismo, en 2018 y en alianza con el Fondo Acción, Itaú seleccionó un proyecto REDD+ (Reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques) para compensar las emisiones realizadas por la entidad financiera en 2015 y 2016.

 

Este proyecto impacta a las comunidades étnicas del Chocó y el Pacífico colombiano, y además de reducir la deforestación, incentivar la restauración de los bosques y proteger la biodiversidad que existe en ellos, busca mejorar las condiciones de vida de las comunidades participantes y de los grupos vulnerables dentro de estas.

 

La iniciativa a largo plazo evitará la emisión de 350.000 toneladas de CO2 cada año, beneficiará a 4.150 personas y 1.497 familias y fortalecerá las cadenas de valor del fruto del naidí, el plátano y el ecoturismo local, aportando a la protección de una zona estratégica donde las ballenas jorobadas van a dar a luz, como el Parque Regional La Sierpe y el Parque Nacional Natural Uramba.

 

Estos dos proyectos (Estufas Eficientes y REDD+) fueron certificados internacionalmente bajo estándares que garantizan el efectivo procedimiento de la captura del carbono y sus impactos sociales y ambientales positivos. Estufas Eficientes recibió la certificación Gold Standard, y el proyecto de REDD+ logró el reconocimiento de Climate, Community and Biodiversity Alliance (CCBA) y Verified Carbon Standard (VCS).

 

En cuanto a mitigación, se han desarrollado iniciativas de eficiencia energética, que contempla acciones como la reorganización de sus oficinas para aprovechar la luz natural, el cambio de los aires acondicionados para lograr un mejor desempeño en el uso de la energía y el reemplazo de equipos por unos más eficientes, lo que le permitió a Itaú una reducción del 12% en sus emisiones de 2017 frente a 2016.

 

Para 2019, Itaú seguirá contribuyendo al medio ambiente mediante proyectos estructurados basados en la eficiencia energética y en la energía solar, lo que significaría, aproximadamente, la reducción de 30% de emisiones de carbono. También se busca seguir apoyando proyectos alineados con sus valores para compensar las emisiones de carbono de 2017 y 2018.

 

facebook icon