Educación digital: una respuesta para Colombia

Es importante y trascendente la coyuntura por la que muchos países pasan hoy frente al reto de hacer que sus ciudadanos tengan acceso garantizado a educación de calidad, de la forma menos costosa posible y a través de planes sostenibles financiera y socialmente.

 

 

Colombia no es la excepción ni es el único país que enfrenta problemáticas profundas sobre el financiamiento y sostenibilidad de su sistema educativo. Chile tuvo un periodo de 4 años de debates, marchas y dificultades para lograr respuestas y una solución viable ante este reto. Uruguay, quizá la nación con mejor perfil educativo de Latinoamérica tuvo un largo periodo de ajustes y trabajo político y ciudadano para lograr su presente ejemplar.

 

Pero ¿qué podemos hacer al respecto? ¿El problema es el alumno, el maestro, la escuela? o ¿los sistemas y las herramientas no son los adecuados? Para Cisco, parte de la respuesta está en la conectividad y la digitalización.

 

Cisco es consciente de las coyunturas que atraviesan las sociedades y los países en los que trabaja con sus propuestas de red intuitiva y conectividad segura. Su nueva estrategia de comunicación “Bridge to Possible” quiere destacar el compromiso de esta empresa con los temas claves para el mundo, para cada país. “Se busca que la tecnología, que nuestra propuesta de valor como experta y líder en esta industria no sea solo un título, sino que logremos ser el puente entre la esperanza de una vida mejor y la posibilidad de lograrlo. Es nuestra objetivo y compromiso”, explica Javier Castro, Country Manager de Cisco en Colombia.

 

Las tareas de la Educación

 

La necesidad de transformar la educación es latente y la tecnología es una gran aliada para lograrlo, sin embargo, en general, no hay políticas al respecto que trasciendan a los gobiernos y se conviertan en un plan continuo en muchos países en Latinoamérica. Estos aspectos son los diferenciadores en los casos de éxito de educación digital en la región que Cisco destaca en su propuesta, y los cuales parten de una clara visión de transformar la educación mediante la digitalización y la conectividad, con una implementación rápida y eficaz. “Hemos trabajado en varios países del mundo con sus gobiernos, en Latinoamérica en México y Uruguay por ejemplo, con éxito en hacer que la tecnología sea una respuesta eficaz y real desde el colegio hasta la universidad para que más jóvenes tengan la oportunidad de acceder a la educación”, destaca Javier Castro.

 

La digitalización de la educación habilitada por la conectividad de las aulas a internet y programas holísticos con contenidos apropiados y entrenamientos a educadores crea una oportunidad única para resolver los retos para transformar la calidad de la educación.

 

La digitalización de la educación le permite a un maestro usar en el proceso educativo un sinnúmero de herramientas educativas que le ayudarán a usar nuevas metodologías, herramientas y materiales de apoyo entre otros, para presentar los conceptos enriqueciendo el proceso de enseñanza. También, le permitirá a los maestros entender el progreso de sus estudiantes en tiempo real y así poder atender sus necesidades. A las escuelas y sistemas educativos les proveerá herramientas de información que les dará un nivel de visibilidad nunca antes posible.  A los estudiantes; herramientas y aplicaciones que les ayudaran a entender y fortalecer conceptos. Las posibilidades son ilimitadas.

 

Y todo esto permitirá generar economías de escala en el sistema educativo que pueden potenciar el tiempo y los espacios disponibles sin mayores inversiones de capital en infraestructura física y de capacidad de los centros educativos.

 

“En la iniciativa “Programas de Conectividad Escolar para el Siglo XXI” que Cisco ha desarrollado desde hace más de dos años, evidenciamos las experiencias de los países mencionados y ahí identificamos un modelo con 5 pasos estratégicos que sirven de base para revolucionar la educación escolar en otros países”, explica el líder de la compañía en Colombia.

 

Inversión enfocada: es indispensable contar con un plan macro de acción y una inversión sólida, que puede ser tanto pública como privada. Por ejemplo, en el caso de Irlanda se lograron conectar más de 4.000 escuelas –y 900 mil estudiantes– con una inversión de diferentes fondos menor a los $50 millones de euros. En el caso de Uruguay, se conectaron cerca de 2.500 escuelas con una inversión de $238 millones de dólares.

 

Aulas inteligentes. El siguiente paso es sentar las bases del futuro transformando la infraestructura, la cual debe ser segura, inteligente y digital. La tecnología escolar involucra varios aspectos como: la calidad de la conexión a Internet, los servicios de seguridad centralizados (firewalls o filtros de contenidos), y la banda ancha en cada aula y equipos (computadora, tablet, impresora, pizarra electrónica, etcétera).

 

Aprender a aprender. Al contar con la infraestructura, el siguiente paso es transformar la forma de aprender de los estudiantes. La tecnología aplicada a la educación lleva a mejoras fundamentales en el proceso educativo, dándole a los alumnos acceso a mejores contenidos digitales y campus virtuales, tanto en clases como fuera de ellas; y para los docentes, la tecnología brinda mayores aplicaciones para mejorar la enseñanza, el contacto permanente con los estudiantes, y la oportunidad de tener capacitación a distancia. Al mismo tiempo, el aprendizaje digital brinda la oportunidad de llegar a más niños con una educación inclusiva y de calidad.

 

Seguimiento oportuno. Por último y no menos importante, se deben desarrollar mecanismos de supervisión y evaluación para hacer seguimiento de los avances, y determinar si la infraestructura y la conectividad existentes deben actualizarse.

 

Evidencias

 

En Latinoamérica y en el mundo se pueden encontrar exitosos proyectos que utilizan tecnologías para mejorar la calidad de vida de las personas e impactar positivamente áreas como la salud, la educación, y los servicios al ciudadano entre otras actividades.

 

En Uruguay, por ejemplo, 1.300 escuelas tienen acceso a profesores de inglés calificados gracias a sistemas de videoconferencia de Cisco. Este proyecto, llamado Plan Ceibal, logró universalizar la enseñanza del idioma inglés en lugares donde no había suficientes instructores. A la vez los estudiantes encuentran el mecanismo de educación efectivo y entretenido.

 

Además, este plan logró que  el 100 % de los centros educativos de Uruguay cuenten con conectividad WiFi y acceso a Internet, que el 92,9 % de los centros educativos públicos urbanos tengan acceso a Internet por fibra óptica, que el 99,8 % de los centros educativos públicos urbanos cuenten con equipo de videoconferencia.

 

Gracias al aprovechamiento de la conectividad y la digitalización de forma planificada y estratégica, países como Estados Unidos, Irlanda, Portugal, Nueva Zelanda y Uruguay lograron conectar todas sus aulas de clase y aumentaron sus velocidades de banda ancha, garantizando 1 Gbps (gigabites por segundo) por cada 1.000 estudiantes en un plazo de entre 3 y 5 años, y lograron potenciar sus sistemas educativos.

En México, el Gobierno puso en marcha una estrategia digital integral para garantizar que los mexicanos cuenten con acceso a Internet y educación digital, una red de centros comunitarios se trabaja en áreas como Robótica, emprendimiento, inglés, computación, diseño de aplicaciones y temas especializados de CISCO y Google que son impartidos de manera totalmente gratuita y aptos para todas las edades.

Para cumplir las metas del plan que impulsa el Estado mexicano, la participación de Cisco ha sido fundamental. La compañía provee el sistema de Telepresencia en los centros, y en los más de 100,000 se utiliza la Country Digitization Analytics Platform (CDAP – Plataforma de Analíticos sobre la Digitalización del País). Esta plataforma, que ofrece herramientas analíticas y da la inteligencia casi en tiempo real con el uso de Big Data, provee información sobre su uso y aprovechamiento a cientos de miles de personas.

Otro programa a destacar es Cisco Networking Academy, que durante 20 años ha cambiado la vida a 9.2 millones de estudiantes en 180 países al ofrecerles educación, capacitación técnica y orientación en desarrollo profesional, con la colaboración de 22.000 docentes en 10.400 academias, buscando fomentar las habilidades técnicas y empresariales que personas, docentes y empresas por igual necesitan para cambiar el mundo para mejor. La líder en tecnología ha invertido desde 1997 más de US$2600 millones en herramientas, recursos y servicios de soporte a estudiantes, escuelas e instructores con el fin de construir un puente hacia nuevas y grandes oportunidades laborales. A través de clases presenciales y en línea, este programa de Educación Digital Global, ha logrado que más de 2 millones de estudiantes en Latinoamérica hayan accedido a conocimiento y recursos de alta calidad. En la actualidad son 613.300 estudiantes en 31 países de la región los que siguen haciendo grande a Net Academy.

En el caso específico de Colombia, Cisco Networking Academy cuenta actualmente con 121 academias, casi 300 instructores y más de 37 mil estudiantes, de los cuales el 22% son mujeres.

Finalmente, el Country Manager de Cisco cree que en casos como el colombiano la tecnología puede hacer que una diferencia real, pero debe ser desplegado cuidadosamente entendiendo los objetivos pedagógicos de cada institución, y en las universidades incluso de cada facultad, cooperando con, y recibiendo orientación de, expertos en educación que son los llamados a aplicar las nuevas tecnologías al proceso de aprender que también se debe transformar y salir de las aulas. Para obtener todos los beneficios de la tecnología digital para la educación la transformación no es una cuestión de sólo software y cables, sino que tiene que ser combinación de visión y liderazgo social, un compromiso cultural de un país, y un entendimiento de la tecnología como parte y apalancador del proceso y sus metodologías.

facebook icon