Novedades legales en aduanas y comercio exterior durante el 2017

Por: José Francisco Mafla, socio de Brigard & Urrutia.

TLC y otros acuerdos comerciales.

El 12 de julio de 2017 el Congreso expidió la ley 1841 de 2017, por medio de la cual se implementa el Tratado de Libre Comercio entre Colombia e Israel. En la actualidad, la ley aprobatoria del Tratado se encuentra en revisión de la Corte Constitucional para su entrada en vigor definitiva. Colombia espera que con Israel como aliado se puedan estrechar las relaciones comerciales con el medio oriente, y se busca que el TLC promueva el comercio de bienes y servicios, así como la protección de la inversión extranjera, abriendo nuevos mercados para la industria nacional.

Sumado a este Tratado de Libre Comercio, Colombia fortalece sus relaciones comerciales con MERCOSUR a través de la suscripción del Acuerdo de Complementación Económica No. 72, con Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.   Mediante este Acuerdo se fortalecen las relaciones con las economías más importantes de Suramérica, y se ratifica la colaboración en temas de comercio exterior, especialmente fortaleciendo los beneficios para productos industriales como textiles, confecciones, metalmecánica y vehículos.

En cuanto a los acuerdos de protección y promoción de inversión extranjera, estos han jugado un papel relevante en el aumento del ingreso de compañías extranjeras al país, la gran mayoría de ellas en busca del desarrollo de actividades de extracción de recursos naturales. Sin embargo, el gobierno nacional se encuentra desarrollando una estrategia para atraer inversión focalizada en otras industrias de mayor valor agregado, tales como servicios de TI y manufactura de maquinaria, buscando crear economías de escala, propiciando una transferencia de conocimiento y tecnología a la estructura productiva nacional.

Adicionalmente, y con la importante red de más de 21 Tratados de libre comercio con que cuenta el país, lo que les proporciona acceso a más 1500 millones de consumidores, el Gobierno colombiano ha iniciado, tras la aprobación del TLC con Israel, una tarea de aprovechamiento de los acuerdos vigentes, de tal forma que éstos se utilicen a fin de consolidar un acceso real a las economías con las cuales se han negociado.

Medidas de defensa comercial.

Colombia continúa buscando la protección de la industria nacional a través de las medidas de defensa comercial, especialmente a través de investigaciones anti-dumping.  Durante el 2017 se iniciaron en Colombia investigaciones anti-dumping en contra de las importaciones provenientes de China, de productos como perfiles de hierro en L y U, tejidos de mezclilla Denim, lavaplatos de acero inoxidable, entre otros. Además, también se inició una investigación contra Bélgica, Holanda y Alemania por las importaciones de papa congelada.

En el momento hay 10 investigaciones anti-dumping en curso. Adicionalmente, existen 15 derechos por dumping vigentes, mientras que 4 investigaciones están esperando que se realice el examen quinquenal para que se eliminen o mantengan los derechos anti-dumping impuestos. 

Ahora bien, en cuanto a las investigaciones que se iniciaron en contra de Colombia por parte de otros países se incluyen 4 investigaciones anti-dumping sobre la exportación de perfiles y tubos de aluminio, policloruro de vinilo, soportes de tapete tejido en polipropileno y vajillas y piezas sueltas de cerámica.

Régimen de aduanas y facilitación del comercio exterior.

Tras la expedición en el 2016 de la nueva regulación aduanera colombiana (decreto 390 de 2016), se previó una implementación escalonada de la misma atada a la actualización del sistema informático de la DIAN a fin de dar una aplicación práctica a las modificaciones realizadas, en particular enfocadas en disminuir los trámites y tiempos en los despachos de importación y exportación.

No obstante lo anterior, esta implementación escalonada puso en evidencia varios problemas de la reforma y en el 2017 tanto el gobierno como los gremios y demás representantes de la industria nacional a lo largo del año se enfocaron en promover el dialogo para encontrar una forma en la que la industria pudiera ver las bondades de la nueva regulación aduanera sin causar cambios radicales en su cadena logística. Al margen de lo anterior, a la fecha no se han visto avances en el desarrollo del sistema informático de la DIAN para que pueda entrar en vigor la totalidad del Decreto 390 de 2016, y pueda realmente ser efectiva su implementación para facilitar el comercio exterior y promover el desarrollo de la industria nacional en un marco internacional.

Con todo esto en mente, la conclusión general frente al estatuto aduanero se tradujo en un nuevo proyecto de Decreto, actualmente en revisión, que busca modificar el régimen y posponer la fecha de entrada en vigor de las disposiciones que aún necesitan ajustes en el sistema informático de la DIAN que no se ha desarrollado todavía. Se esperaba que el Decreto 390 de 2016 entrara en vigor en su totalidad en el 2018, pero de acuerdo con lo que se evidencia en el sector del comercio exterior falta aún mucho trabajo por hacer a fin de lograr que la nueva normativa rinda los frutos para los cuales fue creado y el proyecto de Decreto establece un nuevo plazo para la entrada en vigor de la regulación.

Régimen de Zonas Francas

En cuanto a las zonas francas, tras la modificación del régimen realizada a finales de 2016 mediante el Decreto 2147, se buscó regular algunos vacíos normativos existentes, así como potencializar el desarrollo de actividades económicas a través de esta importante herramienta de comercio exterior.

En los últimos diez años se ha incrementado el número de zonas francas permanentes (multi-usuario) y permanentes especiales (uni-empresariales), para al año 2017 se reportaron un total de 103 zonas francas (38 permanentes y 65 permanente especiales) lo cual sin duda da muestra de la importancia de esta herramienta para el desarrollo de inversiones de valor en el país.

No obstante, en el 2017 la balanza comercial colombiana mostró que no hubo un superávit al hacer el análisis de exportaciones e importaciones en estas zonas francas. Comparativamente con el 2016 disminuyeron las exportaciones, aumentaron las importaciones y el superávit que en el 2016 fue de 860 millones FOB, se disminuyó notablemente a 75.4 millones en valor FOB[1]. Si bien el 2017 fue un año de contracción en materia de comercio exterior para el país, se espera que con la recuperación de la economía mundial y los ajustes realizados al régimen por el Decreto 2147 se logre potencializar las actividades económicas en estas zonas.

 

[1] DANE Boletín Técnico de Comercio Exterior y Movimiento de Mercancías de Zonas Francas – ZF. Octubre 2017.

facebook icon