El desembarco del banco Itaú llevó a Álvaro Pimentel a ser el Empresario del Año

La movida consolidó a la entidad como el sexto con más activos del sector.

Hoy se entrega el galardón al Empresario del Año, una distinción que por 15 años ha tenido como propósito distinguir a esos ejecutivos que han concretado importantes movidas corporativas en el país. Lo novedoso de este reconocimiento es que lo entregan los mismos empresarios tras una encuesta que se hace entre líderes, presidentes y gerentes de diferentes industrias, y que el año pasado dio como ganador a Álvaro Pimentel, el responsable del desembarco de Itaú en Colombia.

El banquero fue elegido por la percepción favorable que tiene entre los empresarios luego de iniciar la incursión de la entidad brasileña en Colombia. Pimentel compitió con Antonio Celia, presidente de Promigas; Astrid Álvarez, presidenta del Grupo Energía Bogotá; Bruce Flatt, CEO de Brookfield Asset Management; y Luz Ángela Castro, directora de Ocesa.

Hay que recordar que la historia de Pimentel empezó en noviembre de 2016 cuando el grupo brasileño Itaú anunció su llegada a territorio local luego de fusionar las operaciones de CorpBanca y Helm Bank, pero fue hasta el 22 de mayo que la compañía financiera inició en forma el cambio de logos y oficinas de estas entidades por los colores de su marca original.

Aunque tomó posesión de la presidencia del banco en enero de 2017, los empresarios aplaudieron que en un año Pimentel lograra el cambio de imagen e infraestructura en 77% de las oficinas de Helm Bank y CorpBanca, una operación que le costó al grupo US$20 millones. Según los últimos reportes de la compañía , ya llegó al 100% del cambio en 208 puntos.

En activos, luego de conocer el informe de actualidad del sistema de la Superfinanciera, al 31 de diciembre Itaú cerró en el grupo de bancos extranjeros como el segundo con mayor control ($29,5 billones), solo superado por Bbva que terminó en $57,5 billones. En el ranking general, entre bancos nacionales e internacionales, ocupa el sexto lugar y busca ser el segundo más grande en América Latina.

“Ya que completó gran parte de su consolidación de marca en Colombia, el banco sabe que se enfrenta a explicar bien los servicios que tiene para los clientes, además de que el terreno en el que está es más competido, especialmente por la reciente operación de Colpatria que compró el portafolio minorista de Citibank”, señaló el analista en finanzas de la Universidad de los Andes, Mauricio Montero.

Esta última movida fue la segunda operación más importante del sector bancario, ya que se ha calculado en por lo menos US$1.000 millones.

Leer más aquí

Fuente: La República

facebook icon