Corrupción, debilidad estatal y restricciones comerciales: principales barreras del crecimiento económico en América Latina

Aunque existe un optimismo moderado frente al futuro económico, los CEO latinoamericanos consideran que se requieren instituciones democráticas fuertes y una política económica regional que garantice el libre comercio.

Si bien, la mayoría de los líderes empresariales que operan hoy en América Latina son optimistas frente al futuro económico de la Región, consideran que las deficiencias que presentan en forma generalizada las instituciones democráticas, la corrupción y el exceso de trámites aduaneros, son algunos de los aspectos que inhiben su desarrollo económico. Así lo concluyen los resultados de la encuesta Business Pulse, presentada en el marco de la Asamblea Anual de la Asociación de Cámaras de Comercio de América Latina y el Caribe (AACCLA), que este año conmemoró su 50 aniversario.

El Business Pulse Survey se realiza a más de 600 CEO que representan a compañías que hacen negocios en los 28 mercados que conforman la Asociación de Cámaras de Comercio Americanas de Latinoamérica y el Caribe (AACCLA). De acuerdo con este estudio, el 53% de los encuestados son optimistas frente a los próximos cuatro años y esperan que la economía de la región crezca hasta un 4%.

En materia de política económica regional, la encuesta reveló que el Estado de Derecho sigue siendo una preocupación importante para las empresas que operan en la región, pues casi dos tercios de los encuestados lo calificaron como "adecuado, pero deteriorado"; y en donde el 40% identificó a las instituciones débiles y la corrupción como el tema más prioritario a corto plazo, para garantizar el crecimiento económico.

Los líderes empresariales identificaron otros retos fundamentales que enfrenta la región. Por ejemplo, un 90% de los encuestados aseguró que las leyes y procedimientos aduaneros en Latinoamérica se aplican de forma inconsistente, son inadecuados para cumplir con los objetivos o son demasiado restrictivos para el comercio; y la mitad expresó que la región no entiende la importancia de la propiedad intelectual.

En este sentido, para Juan David Hernandez, subdirector ejecutivo (e) de AmCham Colombia, es clave que los gobiernos redoblen sus esfuerzos para facilitar y disminuir el número de trámites que se solicitan para la obtención de permisos para las compañías que operan en el país, con el fin de generar confianza entre los empresarios, inversionistas y emprendedores, y así impulsar el crecimiento económico y la competitividad en la región.

“El Business Pulse refleja la necesidad de trabajar mancomunadamente entre organizaciones públicas y privadas en programas que contribuyan a reducir los riesgos asociados a la corrupción, de modo que se rompa este ciclo que afecta la confianza inversionista y la percepción ciudadana frente a las instituciones”, subraya Hernández.

Panorama con Estados Unidos 

El estudio también muestra la opinión de los líderes empresariales de la región hacia Estados Unidos, su sector privado, el Gobierno y las prioridades políticas. Si bien, el 72% tiene una percepción positiva del  sector empresarial estadounidense y la inversión en ese país; de otro lado, la opinión favorable hacia el  actual gobierno norteamericano ha disminuido al 38%.

Respecto a las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, menos de la mitad de los encuestados (47%) manifestaron ser optimistas. En este sentido, un tercio indicó que les gustaría que la administración estadounidense hiciera del libre comercio y la integración económica, la principal prioridad política de la Región.

"Estados Unidos es la mayor fuente de inversión en América Latina y el Caribe, pero hoy nuestros miembros están preocupados por la dirección de su política comercial", señaló José Antonio Muñoz, quien fue nombrado este año como nuevo presidente de AACCLA.

Y es que hoy, las 24 cámaras de comercio americanas reunidas en AACCLA, constituyen la voz más influyente de los negocios estadounidenses en Latinoamérica, pues actualmente representan alrededor de 20 mil empresas que componen más del 80% de la inversión estadounidense en la región.

facebook icon