Pese al optimismo moderado, crisis en Venezuela se mantendrá por lo menos este año

Por ahora, no se vislumbra una salida pronta a la crisis de Venezuela puesto que, en este momento, sigue siendo más fuerte la capacidad de Maduro de permanecer en el poder, que la unidad de la oposición y la disponibilidad de los otros países involucrados.

 

Barranquilla, 23 de mayo de 2019 (AmCham Colombia).- Así lo concluyeron analistas y empresarios durante la conferencia internacional Business Future of the Americas – BFA 2019, que la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, llevó a cabo en Barranquilla con la participación de cerca de 400 ejecutivos y directores de las AmChams de otros 25 países, y que se consolida como una plataforma para el diálogo regional sobre las oportunidades y los desafíos del continente, incluido el panorama con Venezuela.


 

Para Antonia Eklund, analista senior de Control Risk, en lo que respecta a este año, no ve la salida de Nicolás Maduro pero, con esto, sí seguirá incrementado el número de migrantes venezolanos que llegarán a Colombia este año, aun cuando ya 3.7 millones de venezolanos abandonaron su país en los últimos dos años.

 

“Hoy la carga fiscal es del 0.5% del PIB, lo que representa una carga muy fuerte en los servicios públicos. En Bogotá, por ejemplo, algunos de estos servicios y los hospitales están doblando su capacidad, por lo que los riesgos, en primera instancia, es la inestabilidad económica y un deterioro en los servicios públicos”, aseguró.

 

Pero no todo es malo, según Eklund, en las perspectivas a largo plazo, se observa que la mayoría de población que viene de Venezuela está en edad laboral, y esa carga fiscal frente a la migración, con el paso del tiempo, en lo que se vaya absorbiendo esa mano de obra venezolana en nuestro país, será una gran oportunidad para Colombia de crecer y reducir esa carga, y ahí también habrá oportunidad para el sector privado, de cara a generar más producción y crecimiento.

 

Francesca Ramos, directora del Observatorio de Venezuela, coindice al señalar que, la migración venezolana ha afectado en la región principalmente a Colombia, que ha recibido alrededor de 1.500.000 migrantes, y luego a Perú, país que este año registra cerca de 700 mil migrantes. “Se debe tener en cuenta que, sea cual sea la transición que ocurra en Venezuela, incluso con los escenarios más favorables, la migración va a continuar, puesto que los estudios demuestran que solo el 15% o 20% de la población retorna y, en el caso de Venezuela, será más complicado”.

 

Y es que, según Ramos, en Venezuela se vive una de las crisis políticas, económicas y humanitarias más dramáticas de la historia, muestra de ello es que hoy el nivel de ingresos es similar al de hace siete décadas, por lo que la nación ha tenido un retroceso de casi 70 años de crecimiento económico que había logrado en su época de democracia.

 

Frente a las posibles salidas a esta crisis, para los analistas de Control Risk, la alternativa que ven es una especie de negociación con Rusia, Cuba y, de pronto, China, que implicaría buscar otro Gobierno, de tipo chavista, que pudiera proteger los intereses e inversiones de esos otros países involucrados. “Lo otro sería una negociación con la oposición, pero por el momento no lo vemos viable, especialmente ahora que vienen las elecciones en Estados Unidos el próximo año y no creemos que el presidente Trump lo haga porque sería algo muy costoso políticamente, sin embargo, sí será una prueba importante para ver que tanto influye Venezuela en los debates presidenciales estadounidenses”.

 

Por su parte, la directora del Observatorio de Venezuela, señaló que el escenario es muy incierto, pues ninguna de las dos fuerzas logra derrotar a la otra, y esto es lo que abriría el espacio a una posible negociación que, “requeriría incluir a los militares para negociar con ellos el tipo de transición que se daría, en la cual, habría que acordarse el nuevo modelo de desarrollo que tendría Venezuela y, como se ve en los casos exitosos de negociaciones internacionales, necesitaría también el acompañamiento de los países de la región, no solo Colombia, porque todo lo que pase en Venezuela, aun cuando no sea directamente, también puede afectar a toda la región”.

 

En el encuentro, los participantes también resaltaron la capacidad de resistencia del sector privado venezolano. Sobre este punto, Francisco Sanánez, presidente Junta Directiva AmCham Venezuela, señaló que las empresas que han sobrevivido a la crisis, lo han logrado porque cuentan con personal comprometido. “Los venezolanos han sido muy resilientes, y en ese sentido, las relaciones laborales en esta crisis han sido una enorme fortaleza para las compañías que aún operan, las cuales desde hace dos o tres años han incluido medidas compensatorias, tanto para sus empleados como para los consumidores”, destacó.

 

Jon Bilbao, presidente de Monómeros Colombo Venezolanos, es otro de los directivos optimistas frente al futuro de Venezuela. “Me he contactado con varios empresarios venezolanos que hoy están en países como Arabia Saudita y Canadá, quienes me han confirmado que están dispuestos a regresar para recuperar este país. Por eso, a todos nuestros empresarios les digo que, si la caída en la economía venezolana ha sido brutal, la recuperación va a ser exponencial con respecto a esa caída y, para eso, tenemos que prepararnos desde ya”, señaló.

 

Colombia, por su parte, no solo debe seguir manteniendo esa capacidad de resiliencia que, al igual que Venezuela, ha tenido hasta ahora. También, “necesita aprender de las enseñanzas que ha dejado esta crisis y más posibilidades para poder entender de donde viene y para dónde va el país, con miras a calcular muy bien sus riesgos”, concluyó Alfonso Castro, socio director de Kreab.

 

 

facebook icon