15 años de comercio entre EE.UU.: De la exploración a la diversificación

El crecimiento de las transacciones comerciales entre los dos países fue constante desde 2003 hasta 2011, cuando las exportaciones a EE.UU. llegaron a US$21,969, representando un crecimiento de alrededor del 280% con respecto a 2003.

 

La revista Business Mail cumple 15 años, tres lustros en los cuales ha sido testigo y promotor de la relación comercial entre Estados Unidos y Colombia que no ha hecho más que evolucionar y mejorar, teniendo de por medio un catalizador tan importante como el TLC que ha consolidado a EE.UU. como el principal socio comercial de Colombia que, a su vez, es el principal aliado del país norteamericano en Sudamérica.

 

Un dato que marca notablemente lo que ha sido esta sociedad es que desde que el Business Mail salió con su primera edición en 2003, EE.UU. se ha consolidado como el principal destino de las exportaciones colombianas. Ese año, cuando aún Colombia no se abría por completo al comercio internacional, la participación del país norteamericano sobre el total de ventas externas del país fue del 44%.  En 2017, con una industria mucho más experimentada y con varios mercados grandes alrededor del mundo, Estados Unidos siguió siendo su cliente más importante, llevándose el 27,8% de los productos que Colombia vendió al exterior, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

 

Entre esos dos años, las ventas externas de Colombia hacia Estados Unidos han crecido un 82,6%, pasando de US$ 5,779 millones en 2003 a US$10,553 millones en 2017. Si se toman en cuenta las exportaciones a EE.UU. hasta julio de este año, Colombia estuvo por encima de la cifra de todo el 2003, alcanzando los US$6,233 millones y representando el 26% del total, de acuerdo con el Dane.

 

El crecimiento de las transacciones comerciales entre los dos países fue constante desde 2003 hasta 2011, cuando las exportaciones a EE.UU. llegaron a US$21,969, representando un crecimiento de alrededor del 280% con respecto a 2003. A partir de allí, las cifras comenzaron a caer debido al difícil contexto internacional en el que el comercio mundial se desaceleró, llegando incluso a caer 12% en 2015, la economía de EE.UU. creció más lento después de la recesión de 2009 y los precios del petróleo y las materias primas decrecieron, siendo ellos productos importantes de nuestra canasta exportadora que se basaba prácticamente en su totalidad de productos mineros-energéticos.

 

El socio en la diversificación

Sin embargo, gracias en parte a la firma del TLC en 2011 y su entrada en vigor en 2012, Colombia ha ido encontrando la vía hacia la recuperación poco a poco, dándole más protagonismo a productos no minero energéticos, levantando sus exportaciones a US$10,553 millones, luego de caer hasta US$ US$10,008 millones en 2015. Y es que Estados Unidos ha sido un socio fundamental en la diversificación de la oferta exportable, haciendo que Colombia voltee la mirada hacia productos tradicionales y no tradicionales del agro, con el fin de dejar a un lado la dependencia de las industrias extractivas.

 

Las exportaciones no minero-energéticas del país crecieron en un 18,03%, ya que en 2012 se exportaron US$ 3.415.3 millones y en 2017 US$ 4.031.2 millones, llegando a su pico más alto en la historia. Mientras en 2012, al inicio del TLC, las exportaciones no minero energéticas representaban apenas un 15,6% del total de exportaciones a Estados Unidos, para 2017 ese porcentaje fue del 38,1%; y el 27% de todas las exportaciones no minero energéticas de Colombia se dirigió a EE.UU.

 

Importaciones y balanza comercial

 

Colombia también es un asiduo comprador de las importaciones estadounidenses y la cifra de sus compras ha fluctuado entre 2003 y 2018. Si se toman los valores año por año, la balanza comercial favoreció a Colombia en cifras entre los US$1.000 y US$8.000 millones hasta 2014, cuando favoreció a Estados Unidos en cerca de US$3.000 millones.

 

Sin embargo, hay que anotar que esa diferencia entre lo que importa Colombia de EE.UU. y lo que le vende se está acortando y se está volviendo a nivelar. El país pasó de tener un déficit de US$ -4,773.6 millones en 2015, a uno de US$ -864.5 millones en 2017. De hecho, según los últimos datos del Dane que miden hasta junio de este año, la balanza favorece a EE.UU. en apenas US$782 millones, que no parece una cifra muy grande si tenemos en cuenta que según recientes estudios del TLC, el 70% de los productos que Colombia importa desde Estados Unidos no se producen en su territorio nacional, por lo que son complementarios en el mercado.

 

Las perspectivas son positivas, pues semana tras semana llegan noticias de que se aumentaron las exportaciones de algún producto no minero energético a Estados Unidos o de que le abrieron las puertas a uno nuevo. Por eso, seguramente el Business Mail continuará atestiguando que EE.UU. seguirá siendo el mayor socio de Colombia sin importar cuál sea la tensión comercial internacional.

 

Publicado en nuestra revista Business Mail, disponible aquí 

 

facebook icon