Sensatez, sentido común y pragmatismo

 Es evidente que estamos ante una nueva coyuntura que nos exige adecuarnos a las nuevas realidades.

 

 

Comenzamos la recta final para la elección del nuevo Presidente de la República y con ello las inquietudes por lo que será la relación con Estados Unidos en medio de las noticias que a diario llegan sobre el nuevo paradigma comercial que se ha trazado el presidente Donald Trump en su propósito de fortalecer la economía de su país adoptando medidas que han generado controversia a nivel global.

 

Es evidente que estamos ante una nueva coyuntura que nos exige adecuarnos a las nuevas realidades.  Durante el foro “Nuevo campo de juego, una mirada en prospectiva” que realizamos a finales del mes pasado en Bogotá como complemento a la Asamblea Anual de Afiliados, quedó claro que la relación Colombia-Estados Unidos debe ir más allá de lo evidente como la lucha contra las drogas, apoyo a la implementación de los acuerdos de paz y el tratado de libre comercio que cumplirá seis años de implementación el próximo mes.

 

La dinámica de nuestra relación bilateral debe incorporar una cooperación de mayor calado y positivo impacto; con mayor transferencia de conocimiento para fortalecer la innovación y el emprendimiento, cumplir con los asuntos pendientes y una alta dosis de flexibilidad y capacidad de adaptación ante un entorno que hoy, más que nunca, se mueve a gran velocidad.

 

En definitiva, sensatez, sentido común y pragmatismo son los pilares que sugerimos desde AmCham Colombia para sacar provecho de la coyuntura mundial. Para ello, desde la Cámara de Comercio Colombo Americana planteamos el fortalecimiento de nuestra diplomacia comercial, la solución de los asuntos bilaterales y la búsqueda de las nuevas oportunidades que surgen de las crisis.

 

La carta de navegación desde Washington está trazada: “América Primero” es la consigna de la administración Trump, pero ello no significa “América sola”. Estados Unidos está revaluando sus alianzas y Colombia cuenta con los pergaminos para ser el socio estratégico en la región, lo que no nos exime de hacer nuestras tareas y cumplir los compromisos pendientes.

 

En esa misma línea, hemos planteado que a través de las Cámaras de Comercio Americanas presentes a lo largo de América Latina y el Caribe propongamos una agenda con Estados Unidos que atienda sus prioridades, ligadas ahora a la competencia desleal, propiedad intelectual, salvaguardias y asuntos laborales, así como nuestras necesidades para así construir una ruta de la productividad y competitividad que integre a nuestros mercados y fortalezca la relación con Washington.

 

La realidad es clara: Estados Unidos es y seguirá siendo nuestro principal socio comercial. Y en Colombia no podemos estar ajenos a la nueva agenda, más bien debemos trabajar en conjunto para encajar en ese nuevo modelo comercial.

 

Publicado en nuestra revista Business Mail, disponible aquí 

facebook icon