Los planes de Trump de retirar de Alemania 10.000 soldados de EE. UU.

La propuesta del gobierno de Trump de reducir la presencia de tropas abre una nueva polémica.


Bogotá, 16 de junio de 2020 (El Tiempo).- El mensaje de "Estados Unidos primero" creado por Donald Trump para su campaña presidencial de 2016 parece escucharse alto y claro estos días en Berlín.

Este miércoles, el Ejecutivo de la canciller Ángela Merkel confirmó que el gobierno estadounidense le informó que está evaluando reducir la presencia de tropas estadounidense en territorio germano.

Muchos analistas estiman que esta medida podría debilitar la alianza militar transatlántica materializada en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La propuesta consiste en retirar para septiembre 9.500 efectivos de territorio germano, reduciendo así el número de tropas estadounidenses estacionadas allí de las 34.500 actuales a 25.000.

Esta nueva cifra sería establecida como tope permanente, lo que tendría un impacto adicional pues hasta ahora, en función de la rotación y de las necesidades de entrenamiento, las fuerzas estadounidenses en ese país pueden sumar en determinados momentos hasta 52.000 efectivos, según datos de The Wall Street Journal.

La presencia militar estadounidense en Alemania se originó en la ocupación aliada tras el final de la II Guerra Mundial.

Luego evolucionó por las necesidades de la Guerra Fría, cuando Estados Unidos llegó a tener allí centenares de miles de soldados como mecanismo de disuasión ante la Unión Soviética.

En la actualidad, allí están ubicados los cuarteles generales para Europa de la Fuerza Aérea y del Ejército de EE. UU., los del Comando para África -conocido como Africom-, así como varios de los más importantes centros de entrenamiento militar estadounidense en el Viejo Continente.

Además de las preocupaciones por sus consecuencias estratégicas, la propuesta ha causado molestia en Europa pues al parecer fue diseñada por Estados Unidos de forma unilateral.


"Esto es completamente inaceptable, especialmente dado que nadie en Washington pensó en informar por adelantado a Alemania, un aliado en la OTAN",
 dijo Peter Beyer, coordinador de Merkel para las relaciones transatlánticas, al diario Rheinische Post.

Pero, ¿cuáles son las motivaciones detrás de esta medida?


Entre el redespliegue y la campaña electoral

El hecho de que la propuesta del gobierno de Trump no haya sido presentada públicamente y que, de hecho, aparentemente haya sido elaborada sin consultar con los aliados europeos hace difícil conocer a cabalidad los resortes que la impulsan.


Sin embargo, diversos analistas coinciden en apuntar hacia ciertos aspectos que van desde razones estratégicas hasta antipatías personales.


Charles Kupchan, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Georgetown e investigador principal del Council on Foreign Relations, un centro de estudios con sede en Washington, señala que hay al menos tres tipos de consideraciones que pudieron haber sido tomadas en cuenta.


"Puede que los responsables del despliegue de tropas estadounidenses hayan decidido que dada la situación en Europa, las fuerzas estadounidenses pueden ser reducidas. Especialmente con miras a aumentar la presencia en Asia Oriental",
 le dice a BBC Mundo.


Un segundo tipo de consideración, según el experto, se relaciona con las elecciones presidenciales en Estados Unidos previstas para noviembre.


"Trump está en medio de una campaña para su reelección y, en general, él ha sido bueno para cumplir con sus promesas de campaña. 
Una de estas es adoptar una política exterior más aislacionista. Una reducción en Alemania está en línea con su deseo general de hacer regresar las tropas a casa", señala Kupchan.

El experto asegura que ésta también es una de las razones por las cuales el mandatario estadounidense se ha mostrado tan dispuesto a retirarse de Siria y Afganistán.


"La antipatía visceral de Trump hacia Europa y, en particular, hacia Alemania" sería, según Kupchan, el tercer factor a valorar.


"Él ha desestimado desde el inicio a la Unión Europea y la ha visto como un competidor económico de EE. UU. Considera que Alemania, en concreto, ha sacado ventaja del generoso acercamiento de EE. UU. a los asuntos internacionales, comprometiendo fondos insuficientes para el área de Defensa y exportando sus autos a EE. UU.", apunta.

Jonathan Marcus, corresponsal de asuntos diplomáticos de la BBC, considera que la propuesta parece reflejar "la larga frustración del gobierno de Trump con el nivel de gasto en Defensa de Alemania".

Así, al retirar tropas de territorio germano, Trump estaría presionando a ese país para que incremente sus propias fuerzas militares.


Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha hecho una fuerte campaña para que los países de la OTAN cumplan con invertir el 2 % de su PIB en defensa, una meta que ya había sido propuesta por Barack Obama en 2014.

Alemania, que es el más rico de los aliados europeos, gastó en 2019 apenas un 1,38%, lo que genera malestar en Washington.

"Alemania es un país rico y tiende a tener un superávit fiscal. Ellos invierten menos en sus Fuerzas Armadas, en parte, debido a que se aprovechan de Estados Unidos y también porque desde la II Guerra Mundial su población ha sentido aversión hacia la geopolítica tradicional", señala Kupchan.

"En consecuencia, gastar dinero en defensa es algo que los políticos alemanes hacen a su propio riesgo. Eso hace más difícil para Alemania alcanzar la meta de la OTAN", agrega.


Trump vs. Merkel

Por si fuera poco, Trump y Merkel no se han llevado bien.

Desde ese punto de vista, algunos analistas creen que la decisión de retirar las tropas también pudo estar motivada por el malestar de Trump debido a la negativa de la canciller alemana a acudir a una cumbre del G7 que el mandatario estadounidense tenía previsto convocar a finales de junio en Washington.

Este argumento fue rechazado por un funcionario estadounidense que le dijo a The Wall Street Journal que la retirada de tropas de Alemania se viene discutiendo desde septiembre de 2019.

Kupchan, sin embargo, cree que la negativa de Merkel sí puede haber incidido.

"Es posible que la rabia por ello haya jugado un papel en el momento escogido para este anuncio", señala.


"Un regalo para Putin"

Sea cual sea su origen, la iniciativa para reducir la presencia de tropas estadounidenses en Alemania ha generado alarma incluso en las filas del gobernante Partido Republicano, al punto que una veintena de sus congresistas enviaron este martes una carta a la Casa Blanca pidiendo que la iniciativa sea desechada.

¿Por qué?


"Esto es un golpe en el corazón del sistema de alianzas de Estados Unidos y es visto por muchos expertos como un terrible gol en propia puerta.
 De hecho, una de las principales ventajas que tiene EE. UU. sobre Rusia y China es su sistema de alianzas", señala Jonathan Marcus, el corresponsal de la BBC.

"Trump parece creer que las tropas estadounidenses están en Europa solamente para beneficio de los europeos, pero la OTAN es importante también para la seguridad de Estados Unidos, y las bases en Alemania sirven como lanzaderas para proyectar el poder estadounidense en Medio Oriente", agrega.

Desde la Guerra Fría la presencia de tropas estadounidenses en territorio europeo ha sido considerada como un elemento disuasorio ante Moscú.

En años recientes este rol ha cobrado mayor relevancia debido al conflicto en Ucrania y, particularmente, la anexión rusa de la península de Crimea.


"En Europa, las amenazas representadas por Rusia no se han reducido y nosotros creemos que las señales de un compromiso debilitado de Estados Unidos con la OTAN van a estimular una mayor agresividad y oportunismo ruso", escribieron los legisladores republicanos en su carta a Trump.

Charles Kupchan explica que durante los últimos cuatro años gran parte de la respuesta de Washington ante las acciones de Rusia en Ucrania ha consistido en impulsar el aumento de fuerzas y de la capacidad de respuesta de la OTAN en el flanco este.

Eso ha llevado a una mayor presencia estadounidense en Polonia y a un despliegue ampliado en los países del Báltico: Estonia, Letonia y Lituania.

"Esa presencia no está en riesgo inmediatamente con esta retirada pero la señal que se envía con la reducción de tropas estadounidenses en Alemania es algo que inquieta a los europeos y algo que refuerza la sensación preexistente de que Estados Unidos se está distanciando de Europa", explica el analista, quien asegura que el impacto de la decisión es más político que estratégico.


¿Y esto cómo favorece a Rusia?

"Vladimir Putin se deleita cuando hay tensiones entre EE. UU. y Europa, porque uno de sus objetivos geopolíticos es promover la debilidad interna en Occidente, en algunos casos interfiriendo en elecciones, pero también buscando colocar una cuña para separar a Estados Unidos de Europa, así como dentro de la propia Europa", afirma Kupchan.


"Este anuncio es un regalo muy bien recibido por Putin", señala.


El experto considera que si los europeos dudan sobre la integridad de la alianza atlántica, "inevitablemente" van a girar hacia el oriente, hacia Rusia y hacia China.


"En algunos aspectos, el gobierno de Trump está empujándolos en esa dirección", advierte.

Publicado en El Tiempo, disponible aquí 



facebook icon