China y EE.UU. reanudarán negociaciones comerciales esta semana

Funcionarios de alto nivel de ambas potencias se reunirán este jueves con el fin de llegar a un acuerdo tras meses de tensiones comerciales ¿Qué exigen los países?


Representantes de EE.UU. y China se reunirán esta semana en Washington en busca de un acuerdo que ponga fin a la guerra comercial entre ambas potencias.

Desde 2018, las tensiones entre ambos países han conducido a la imposición mutua de aranceles en miles de millones de dólares de intercambios comerciales. En mayo de este año, ambas potencias estuvieron a punto de firmar un acuerdo comercial, pero las negociaciones se suspendieron de golpe con las acusaciones de Trump a Pekín de haber revisado sus compromisos.

Las conversaciones de esta semana han sido las más esperadas de todo el año. Los diputados de ambos países se sentarán a discutir las peticiones desde hoy, mientras los funcionarios de alto rango, como Liu He, viceprimer ministro chino; Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, y Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, se reunirán a partir del jueves.

EE.UU. centrará las conversaciones en los derechos de propiedad intelectual, la transferencia forzada de tecnologías patentadas, la agricultura y una retirada parcial de los aranceles estadounidenses. Las autoridades chinas, por su parte, han indicado que el abanico de temas que están dispuestos a debatir se ha reducido considerablemente.

Según He, quien liderará el contingente chino, su oferta no incluirá compromisos sobre la reforma de la política industrial china o subsidios del Gobierno, temas que han sido objeto de quejas de EE.UU. desde hace mucho tiempo.

Esa oferta retiraría de la mesa de negociaciones una de las principales demandas de la Administración Trump. Algunos analistas consideran el cambio un fortalecimiento de la postura de China a media que Trump se enfrenta a una crisis de un proceso político para su destitución, la cual ha involucrado recientemente a China, y a una economía en desaceleración que las empresas atribuyen a los trastornos causados por las guerras comerciales del presidente.


El pasado viernes, Trump aseguró que hay una "muy buena posibilidad" de que ambas partes lleguen a un acuerdo. “Lo que estamos haciendo es negociar un trato muy difícil. Si no es 100% a nuestro favor, entonces no lo haremos”, puntualizó.

No obstante, representantes chinos han señalado que son cada vez más reacios a aceptar el amplio acuerdo comercial que Trump quiere. Además, tanto Washington como Pekín prevén seguir aumentando los aranceles sobre sus respectivas exportaciones hasta fin de año.


Publicado en El Espectador, disponible aquí

 
facebook icon