Invima le apuesta a la facilitación del Comercio Exterior

Con el modelo IVC SOA en Puertos, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – Invima busca reducir en 20 mil el número de inspecciones físicas de mercancía que hace al año, facilitando el proceso de importación o exportación de las mismas.

 

 
 
 Bogotá, 2018-07-19 - 09:56 / Por: AmCham Colombia

Expertos de la Unidad de Riesgos del Invima le explicaron a los integrantes de la Mesa especializada de Farma y Alimentos de  la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, los nuevos protocolos con los que trabaja la entidad en materia de Inspección, Vigilancia y Control en los puertos y aduanas para facilitar la operación de compañías importadoras y exportadoras.

 

 

“Con el modelo digitalizado SOA, de las 60.000 inspecciones físicas que hacemos anualmente queremos pasar a hacer solo 40.000, permitiendo que, gracias al historial en aduanas y otros factores, las empresas puedan pasar su mercancía sin ser revisada en físico sólo en documental, agilizando y haciendo mucho más amigable el proceso en puertos y otras terminales”, afirmó Álvaro Aroca, asesor en Gestión del Riesgo del Invima.

 

El modelo SOA, implementado con la ayuda de Global Alliance for Trade Facilitation, basa su clasificación en 40 variables matemático-estadísticas de tres categorías: Severidad, Ocurrencia y Afectación (SOA).

 

  • Severidad:  Analiza qué tan grave puede ser el daño causado para la salud humana, si el producto eventualmente presentara irregularidades. (Gravedad de las Enfermedades o lesiones que puede causar)
  • Ocurrencia: Mide la probabilidad de que haya irregularidades con determinado producto o clase de productos. Qué tan vulnerable es el producto a presentar deficiencia o alteraciones peligrosas en su composición o integridad.
  • Afectación:  Considera que tan grande es el mercado para el producto en cuestión y, por lo tanto, cuál es el alcance y el impacto que puede ocasionar una deficiencia en él.

 

Estos ítems se suman a la información histórica que se ha recolectado en los distintos sistemas del Invima como el SIVICOS para determinar también la confiabilidad y las buenas prácticas de las empresas, y así organizar los productos en 4 niveles de riesgo que dictan los procedimientos a seguir para disminuir la discrecionalidad de los inspectores del Invima, logrando un proceso más objetivo.

 

Dichos niveles son:

  • Muy alto: Se realiza siempre una inspección física exhaustiva y se toman muestras del producto para analizarlas en el laboratorio.
  • Alto: Se realiza, sin excepción, una inspección física exhaustiva en la aduana correspondiente.
  • Moderado: Se realiza inspección documental y aleatoriamente (1 de cada 4) se selecciona uno para realizarle una inspección exhaustiva.
  • Bajo: Se realiza inspección documental y aleatoriamente (1 de cada 10) se selecciona uno para realizarle una inspección exhaustiva.

 

Según Álvaro Aroca, la inspección aleatoria se realiza  para verificar que los productos y empresas sigan cumpliendo con los altos estándares de calidad y cumplimiento que les permitieron estar en esos niveles de riesgo: “Es una formar de facilitar el comercio exterior, pero a la vez mantener a salvo la integridad de los consumidores y la calidad de los productos. Sin embargo, con la certificación que se les entrega en la revisión, pueden entrar sin ella 5 veces más antes de ser elegibles para verificación de nuevo”, añadió el experto.

 

El funcionario explicó que desde ya el Invima trabaja en los pasos que siguen para universalizar este modelo de gestión en aeropuertos y pasos fronterizos, por ahora con pilotos en materia de medicamentos y dispositivos médicos. Además de adelantar esfuerzos por definir una circular que determine que los alimentos en fresco, sobre todo las frutas y hortalizas frescas, solo pasen por la revisión del ICA y no por la del Invima también para agilizar aún más los procesos de exportación e importación.

 

Lo cierto es que a pesar de las dificultades que ha tenido la entidad para verificar y unificar la información de sus sistemas digitales y físicos, para cumplir con la estandarización con los protocolos internacionales y para disponer de la logística para las revisiones en todos los puertos, el sistema IVC SOA ha logrado que entre marzo y septiembre de este año se hayan reemplazado 8.500 inspecciones físicas por documentales en todo el país.