Ingreso de Colombia al ‘club de las buenas prácticas’ divide a empresarios de Estados Unidos

Queda pendiente aprobación de dos comités.

El Gobierno Santos está en la recta final en su proceso de adhesión a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde), en medio de oposiciones y consideraciones de diversos sectores económicos y empresariales que han nacido en las últimas semanas. El debate ha llevado al punto a enfrentar posiciones de empresarios en Estados Unidos, divididos ante la eventual entrada de Colombia al ‘club de las buenas prácticas’.

El más reciente espaldarazo vino por parte de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), en cabeza de Bruce Mac Master, y la Cámara de Comercio de Estados Unidos, quienes se reunieron en Washington para solicitarle a los gobiernos de ambos países que trabajen de manera conjunta, pues consideran que es clave que Colombia ingrese a la Ocde.

En un comunicado conjunto, los gremios expresaron que el ingreso al organismo “eleva los estándares, mejora las políticas públicas y fortalece las mejores prácticas en Colombia, atrayendo mayor inversión a la economía por tener un ambiente más transparente y estable”.

Sin embargo, días atrás en un documento firmado por la Asociación Nacional de Manufactureros (NAM), Investigadores Farmacéuticos y Manufactureros de América (Phrma), y el Consejo Empresarial Internacional de EE.UU. (Uscib), se exigió que Colombia cumpla con los requisitos faltantes para que la adhesión sea aprobada.

La carta fue gestionada a través del representante comercial del país, Robert Lighthizer, quien también le advirtió a la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez, que el país todavía debe hacer ajustes en tres áreas para ser apoyado.

Los tres puntos que quedan pendientes, según la misiva, tienen que ver con solicitudes que ya se han hecho al interior de los comités de la Ocde. Se trata de ponerle fin al programa de chatarrización, actualizar las leyes de derechos de autor y la revisión de algunos puntos sobre la venta de medicamentos y derechos de patentes en el Plan Nacional de Desarrollo.

Justamente, la ministra de Comercio ya había advertido la importancia de trabajar sobre estos puntos, en los comités de Comercio y de Trabajo, los únicos dos pendientes (de 23 en total), para que se pueda certificar que el país cumple con las buenas prácticas exigidas.

Gutiérrez indicó que “este tipo de comunicaciones son usuales por parte de los países miembros de la Ocde cuando hay un candidato a ingresar a ella y tienen como fin contribuir al desarrollo del proceso, puntualizando los temas que les inquietan y así ha sido el proceso en cada comité”.

De hecho, además de las reuniones de los comités pendientes, que se celebrarán en las próximas semanas, la ministra indicó que quedó pactada “una reunión de alto nivel en las próximas semanas con el ánimo de resolver satisfactoriamente las dudas del gobierno de los Estados Unidos y contar con su valioso apoyo para el ingreso a la Ocde”.

Sin embargo, las oposiciones por parte de gremios norteamericanos aparecen en un momento crucial del proceso en el cual, por la premura de los tiempos del Gobierno Santos para dejar finalizada la adhesión, podrían estar presionando intereses comerciales.

Para el docente del Cesa, José Roberto Acosta, “lo que hay detrás de la carta es una petición, para que, por cuenta del ingreso, se termine haciendo un acuerdo de libre comercio que dejaría al país en desventaja”.

Acosta aseguró que no debe desestimarse el peso de la petición, por lo que el Gobierno tendrá que poner el acelerador a los ajustes si quiere lograr el ingreso en el actual Gobierno.

¿Cómo va el comité laboral?

Este es otro de los puntos que no ha sido aprobado por la Ocde y busca, entre otras cosas, mejores garantías para los trabajadores y respeto por las actividades sindicales, como los puntos más importantes, y que deberán ser revisados en abril. Sobre esto, Acosta expresó que “la Ocde es muy obediente con la OIT y aunque hemos sido críticos, se busca movilidad en el mercado laboral, que el sistema no sea traumático ni costoso”, por lo que consideró que el país debe mostrar avances con los requisitos de este club de naciones.

El resultado de estas reuniones podría ser determinante para el proceso de adhesión de Colombia al grupo, en un momento en el cual no parecían haber mayores oposiciones y que ahora deben ser conciliadas con múltiples actores.

Fuente: La República

Disponible aquí