La economía colombiana solo puede crecer: Moody´s

 En el primer trimestre de 2018 la economía colombiana dio una buena muestra de recuperación con una tasa de crecimiento anual de 2,8%

 

Bogotá, 19 de junio de 2018 (AmCham Colombia).- “En el primer trimestre de 2018 la economía colombiana dio una buena muestra de recuperación con una tasa de crecimiento anual de 2,8% que, aunque modesta, da cierto grado de alivio porque parece que la economía no se hundirá más”, afirmó Mauro Leos, director asociado para calificación de deuda soberana de Moody’s durante una conferencia celebrada en la Cámara Colombo Americana de Comercio, AmCham Colombia.

Si bien la economía del país ha venido desacelerándose al punto de que el año pasado solo creció un 1,8%, el más bajo en los últimos 9 años, el analista de Moody’s cree que prestando atención a algunos aspectos en particular Colombia podrá salir de ese bache y que, a pesar de que la firma no modificará la calificación de Baa2 con perspectiva negativa hasta 2019, no perderá de vista dichos puntos para emitir futuras consideraciones.

Uno de esos puntos es el ajuste de las cuentas fiscales. La calificadora espera una recuperación modesta del 3% para el otro año, es decir, inferior a la referencia histórica, sostuvo Leos, quien también explicó que esto llevará a que “los números no den suficiente para que se corrijan las cuentas fiscales”, por lo que serán necesarias adecuaciones o ajustes a la regla fiscal, lo que podría ser un problema para el gobierno entrante.

Moody’s no ve muy viable la meta que está planteando el gobierno saliente de que el déficit sea inferior a 2%, teniendo en cuenta que Colombia es el cuarto país de la región más inflexible en su gasto fiscal, por lo que el camino que siga el presidente electo, Iván Duque, en materia de cuentas fiscales será fundamental para la economía.

Otro aspecto crucial, según este analista, es que hay que prestar especial atención a los sectores de la construcción y la minería que históricamente habían sido dos de los principales propulsores de la economía y que han ido cayendo hasta llegar a números negativos que afectan el desempeño general de la economía nacional, por lo que hay que proponer soluciones que vuelvan a darle a esas industrias un protagonismo positivo.

Sobre el tema de la minería y del petróleo, principalmente, Nimia Almeyda, vicepresidente senior de Moody’s, aseguró que si bien Colombia tiene un entorno comercial favorable y una abundancia de recursos, los altos costos y la falta de regulaciones claras limitan la inversión en el sector de hidrocarburos, por lo cual el próximo gobierno deberá mejorar el entorno para poder aprovechar sus reservas de petróleo antes de que la era de este combustible se acabe.

“Para aprovechar las reservas petroleras inexploradas Colombia tendrá que apresurarse, encontrando el equilibrio entre las políticas medioambientales, el clamor popular y las condiciones favorables para los inversores, para aprovechar sus reservas como propulsoras de la economía, antes de que termine la era del petróleo que no se acabará por su escasez, sino por un giro hacia las energías renovables”, añadió la experta de la firma calificadora. 

Para resumir, Leos, dijo que “la infraestructura 4G, el Proceso de Paz, los commodities y la confianza de inversores y empresarios serán los factores claves que impulsarán el crecimiento de la economía colombiana” y sobre la nueva administración tendrá que cimentar sus acciones en  ese sentido. 

De acuerdo con Adrián Garza, vicepresidente para proyectos de finanzas a infraestructura de la calificadora, las inversiones en infraestructura seguirán siendo una prioridad ya que el presidente electo ha mostrado su interés en seguir potenciando el sector y continuar con los avances que el Gobierno Santos dejó en el sector.

La última gran inquietud que tiene en este momento la calificadora crediticia es cómo la coyuntura política del nuevo gobierno afectará la confianza de los inversionistas: por eso sus cuestionamientos versan más sobre qué pasará a mediano plazo con la nueva administración que sobre lo que va a pasar en el próximo año, concluyó Leos, quien además sostuvo que habrá que medir la viabilidad y adaptabilidad de las propuestas de campaña del nuevo presidente.